Posts Tagged With: aventura

4 taxis para 1 destino.

Iba yo de camino a comer a casa de una amiga China, esta vez en taxi…

Para coger un taxi hay que tener el tema más o menos controlado. Hay 6 tipos de taxi divididos en 2 grupos, los de color fuerte y los de color claro. En el primero tenemos el rojo, el azul y el amarillo, son coches de empresas privadas pero hay que andar con ojo, de día todos son de fiar pero de noche cuidadin, sobretodo con los rojos, por que puede que lleven el contador trucado para cobrarte de mas o que por tu cara de “laowai” te quieran dar una vuelta turística… (Me ha pasado ambas).

Con los de color claro la cosa parece mas relajada, yo les llamo los de “fiar”. Blanco, verde o celeste. Los celeste son los taxis del govierno. Estos llevan escrito “大人” en la lucecita de “Taxi”. Significa “grande pueblo”, es decir “popular”.

Volviendo al camino, sucede lo siguiente:
Me subo en un taxi Azul y tras mostrar la direccion al Jifū (conductor) me sonrie y me dice que no sabe donde es. No es de extrañar, los taxistas de los No Populares suelen ser de las afueras de Shanghai, y si son jóvenes o llevan poco en el volante no se conocen todas las calles. Me toca bajarme y buscar otro. (Hace poco me paso que tuve que guiar al taxista hasta mi destino por que era de la zona de Pudong – el otro lado del río- y no se conocía el centro)

Siguiente taxi, Blanco; el señor de avanzada edad asiente y empezamos la ruta. Derecha, izquierda y 3 semáforos, para el cuarto tenemos sorpresa: La velocidad del taxi no le da tiempo de reacción y nos empotramos -literalmente – en el maletero del prójimo. No digo nada por que él ya habla por los dos, y suelta todas las recetas de fideos chinos que se sabe de memoria. La víctima del coche negro sale con cara de Kung Fu preparado para el ataque, no se sí salir o que hacer… Trasladan los coches hacia un lado y con cara de pantera rosa le indico que me voy… Ni me cuestiona.

Voy a por mi tercer taxi, ¡salvada! Se acerca un azul celeste. Me hace señas como de que no suba, pero esta vacío y tengo prisa, y para que… A los 5 segundos, aún insistiendo, me hecha del taxi por que el señor tiene que ir a comer. “No hase falta desir nada más”. Y es lo que tienen los chinos, los mas trabajadores del mundo..que la còmida no se la perdonan ni a Tao. Ya es el colmo.

Cuarto intento; consigo parar otro taxi celeste, esta vez es UNA taxista… Lo siento hombres del mundo, pero se sabe la dirección, no se queja de que tiene que ir a comer Y no se come ningún coche por delante.
Ale, a comer comida China que la Ayi a cocinado hoy! 🙂

Categories: Anécdotas chinas, De Dia, De Viaje, En la Calle, Peculiaridades y manias chinas | Tags: , , , , , , , , , , | 1 Comment

La Garganta del salto del Tigre – Día 2

Acabamos de arracancar con el bus. Hace media hora. El recorrido va a ser de unos 75 kilometros pero van a ser 3 horas de viaje.. No contaba con eso. Mi idea principal era coger el primer bus a las 7,30, pero hemos salido a las 8 del hotel. Así qué el siguiente era a las 9, llegaremos sobre las 12. Un poco tarde ya que el recorrido de la colina es entre 6 y 8 horas. Me da un poco de coraje por que vamos a llegar con el tiempo apretado, y hay que pensar en el  transporte para volver,pero he aprendido a disfrutar lo que venga, disfrutare el momento.
Y ahora, a pesar de estar en un cuchitril de bus y un pasajero se ha puesto a fumar, el día es divino, el sol es radiante y el paisaje es espectacular. La temperatura ronda los 14 grados, el aire es fresquito pero puro. Me siento relajada, estoy fuera de la ciudad, como echaba de menos esto!.. Busco una señal de prohibido fumar, pero no la hay, parece que ya apaga el cigarro. Menos mal.
Estos son detalles que te recuerdan que estas en territorio campesino.

This slideshow requires JavaScript.

La gente es de la Ètnia Naxi, Chinos pero morenos y los rasgos mezclados con indio. Me siento bastante observada, sobretodo en la estación central de autobuses. Por cierto, he ido al baño (sin mascara de oxigeno…) Lo de siempre: olores, falta de puertas… les da igual. Así que literalmente espero a que acaben como sí estuviera en la calle. El baño es de agujero en el suelo. Se abre una puerta, la chica me mira, se vuelve y mira – literalmente- su caca en el agujero; gracias por el regalito! Me toca!

Estamos a unos 100 km de Sangri-la (Shambala) y a unos 200 del Tibet creo. Que lástima no tener más tiempo para seguir ese recorrido, aunque para llegar al Tíbet deberíamos tramitar permisos. Aquí nada es gratis. Ni la propia naturaleza, usualmente para “entrar” en una montaña (si es conocida) hay que pagar entrada, como una tasa. La pena es que gran parte del dinero va para el gobierno y poco se usa para las mejoras. Aunque Lijing esta muy bien arreglado.
Me cuesta escribir, hay muchos baches en la carretera;  voy a seguir contemplando por la ventana. La puntita de la montaña nevada es impresionante. Música en los oídos y subiendo.
……………………………

Llegamos! El paseo de casi 3 horas de bus se me ha hecho corto.  Subidas, curvas, paradas en pueblos remotos. Nativos que han usado nuestro bus para moverse entre pueblos, te contemplan y te sonríen.
Campos de arroz verdes, las primeras vistas del río y tráfico.
Están construyendo una carretera nueva y ancha que va a ir directamente hasta la Garganta. Pero digo yo, ¿Donde va a quedar el refrán de que hay que disfrutar no sólo del destino sino del camino?¿Donde va a quedar la gusanillo aventurero de ver pueblos remotos, de coger buses con baches?
Supongo que el camino va a quedar como segunda opción… Y también se va reducir el tráfico en esos pueblos, siempre buscando la parte positiva de los cambios.

La Gran garganta. El treking total del valle es de 6 a 8 horas, depende del destino objetivo.
Nos vamos a saltar 4 horas cogiendo un coche privado. Nos va a llegar cerca de medio camino, allí empezaremos una ruta de unas 4 horas con la calma ( esta no se puede hacer con coche)  me da pena que no sea más larga pero estoy entusiasmada. Estamos en el pie de la montaña, las vistas no me caben en los ojos, estamos en la Garganta del salto del Tigre.

El coche nos lleva hasta una carretera cerca de Half Way. La subida compuesta por 10 curvas empinadas la haremos a pie. Half way es el hostal que encontraremos en la primera villa y parada para comer.

Salimos del coche en medio del camino, el viento es muy fuerte, mis orejeras se me escapan volando, sólo espero no ser yo la siguiente por que no tengo conocimientos de aterrizaje…
Apretamos los pies contra el suelo, mi compañera empieza arrepentirse de unirse a mi aventura del treking, la relajo, jugamos un poco contra el viento, “es tan fuerte como el de cuando te tiras desde un avión” me comenta ella. Eso es algo que tengo en la lista de antes de los 30…jaja

Empezamos la subida. El Sol pica, el viento se calma en las curvas interiores, así que podemos contemplar el paisaje. Sin palabras. Estamos cerca de 2000 metros de altura sobre el mar.

Vemos el pueblo, parece estar cerca pero tardamos casi una hora de subida en llegar. Llegamos al hostal Half way. Sólo hay mujeres y niñas Naxi. Es como una gran casa local, pero habilitada para ser usada como Hostel. La camarera que nos atiende no parece ser ni mayor de edad, después de tomarnos nota sigue con la tarea de tender unas enormes sábanas blancas. Subimos a la terraza, las vistas son impresionantes, y el Sol se agradece, creo que mi cara se esta poniendo rojiza.

Entre comida y relax, pasa una hora. Hay que seguir la ruta.
Siguiendo las indicaciones, el camino que prosigue ya no es carretera, es un sedero de vértigo que marca el perfil de la montaña. Me sigo sorprendiendo con el paisaje. Hay excrementos de asno por el camino, en efecto, nos cruzamos con un pastor y su rebaño de asnos, bajan de la colina cargados de leña. Foto viene foto va, hemos retrocedido 200 años en el tiempo.

Seguimos el sendero, el objetivo es cruzar una cascada y empezar una bajada hasta el siguiente pueblo.
El sendero es lleno de rocas y puede ser resbaladizo, desde ahí se ve el río que cruza la garganta a lo lejos y paralelo a nuestro camino. Es un río salvaje, ideal para hacer rafting. Si paramos y no hacemos ruido se escucha el silencio y el agua, una gran sensación de paz, me siento diminuta. Todos los problemas de la vida parecen desaparecer, estamos solas.

Encontramos la “gran” cascada. Grande a lo largo pero no a lo ancho. No se ve ni donde empieza ni donde acaba, pero es tan larga como nos alcanza la vista. La perspectiva es auténtica. Hacemos parada en una roca de vértigo para contemplar todo lo que nos rodea. No puede ser más impresionante. Si imaginamos el sendero como una curva, la cascada esta en un costado y nosotras en el otro. En el medio, precipicio.


Vienen un grupo de cabras y cabritos salvajes. No se por que me dan un poco de miedo, nadie los controla pero parece ser que sólo quieren agua y que tienen más miedo que yo. Nos miran fijamente y se van disimulando cuesta abajo en busca de comida.
Mis fotos parecen postales, la montaña, la cascada con las cabras,…

Seguimos el sendero y la cosa se complica. Hay que trepar rocas para llegar al siguiente camino, a mi fiel compañera eso le supera, a mi me llena energía!

Pasadas 2 horas de brincos como  cabras desde que salimos de Half Way, nos quedan 40 metros hasta llegar a la siguiente Villa, donde justo en la puerta de Tina’s Hostel nos espera el conductor.

Próxima parada programada: La mediana del Río. Son dos horas más de Treking pero Vicky no se ve con fuerzas, así que vamos a lo fácil que apenas dura una hora. Ésta, pero, es la original, la que le da nombre a las colinas, donde esta la roca desde dónde un día salto un Tigre. Aún así, no comprendo la importancia de ese salto para desembocar tanto nombre. A veces pienso que sus leyendas solo son cuentos chinos, quien sabe, lo bueno es que funcionan.

Esta ruta alrededor de la piedra y el trozo de río salvaje es más artificial. Escaleras y paseo de madera, para que hasta los no-atletas bajen a contemplarlo. El agua es salvaje, baja sin parar y rompe con las rocas a lo largo de río. A lo lejos parece calmada, tendrá trozos en diferentes  estados.
La roca del salto mide 13 metros hasta el fondo del agua. No hay nada más en especial solo que te dan ganas de coger una barca, un casco y remar río abajo.

He bajado sola a ver el río, Vicky esta agotada y se ha quedado en el bus. Yo aún quisiera ver más, me siento con mas cuerda que nunca. Pero la visita llega a su fin.
Coche, curvas y para la salida. Hemos programado los coches para que nos lleven hasta Lijiang de vuelta.
Pagamos un poco más por que no llegamos al horario estándar de la estación de buses para la vuelta. Me quejo por que es el lugar de China donde más dinero estoy gastando en transporte después de un año..

Pasadas 3 horas largas pero en nuestro coche privado y siesta, llegamos a Lijiang.


Estamos sucias y tenemos hambre.
Primera parada: Mc Donald’s, comida con contenido (hamburguesa picante exclusiva de China); segunda parada masaje de pies. Si pasamos primero por el hotel no saldríamos, así que esa va a ser la parada final. Pero antes de eso, esta noche si he provado el Salta montes Frito!!! ¡ Proteína Pura! ¿A qué sabe? Viscoso pero sabroso! Pues a nada en especial… solo que sabes que estas comiendo un bicho, todo dependeá de la salsa en que o mojes.

Estamos acabadas, mañana el día será de más relax, debemos contemplar este clima tan agradable.

Ducha calentita y Buenas noches!

Categories: Anécdotas chinas, De Dia, De Viaje | Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

Blog at WordPress.com.

El Crossumer de la Democracia

Blog sobre regeneracion democratica, politica, economia y ciudadania

Bucket List Publications

Indulge- Travel, Adventure, & New Experiences

El Blog del Viajero Independiente

Viajes al Sudeste Asiático