Uncategorized

Un hombre quemado en el metro. Reflexión.

Enero 2013, Shanghái.

Acabo de ver un hombre quemado pidiendo en el metro. No se si será de alguna mafia o no, pero el que le ha hecho es una vergüenza para la raza humana, por que no creo que se lo haya hecho sin querer… Y no he llorado por que no lloro en publico. Todo el cuerpo quemado, los dedos de las manos cortados. Vestía gafas de Sol negras, una gavardina, y el gorro lo tenia en la mano para la limosna.

Muy muy triste.

 

Y entonces, cuando uno ve seguidamente a gente desgraciada de esta manera se pregunta… ¿De que se queja la gente? 

En serio ¿tan mal estamos? Creo que a muchos les falta salir a dar una vuelta por el mundo para apreciar mucho mas lo que tienen que no lo que no tienen.

 

Podéis levantaros por la mañana y ver una rostro en el espejo. Podéis usar las manos y comer; COMER cada día, dormir en un colchón o tener una higiene decente mas algún que otro capricho…

 

Aunque no seáis millonarios recordad que la felicidad no se compra y que de seguro tenéis muchísimas cosas buenas a las que dar las gracias y sonreír en el día a día. No digo que seáis conformistas, pero no seáis avariciosos.

Ambición ante todo pero querer un poco mas a lo que os rodea y agradecer todo lo qué YA habéis conseguido.

 

Tomar 10 minutos de silencio al día y simplificar vuestra vida. No necesitamos todo lo que nos quieren vender. Decir lo que sentís y os sentiréis liberados; amar lo qué hacéis. Quereros un poquito más a vosotros mismos, entonces estaréis preparados para querer a todo lo demás. 

 

Hoy estoy filosófica, pero me alegraré en el anonimato si le saco una sonrisa y un poco de conciencia a alguien.

 

Ser felices!

Categories: Uncategorized | Tags: | Leave a comment

Shanghai – Lijiang: como No perder el avión – Día 1

Para no perder costumbre,hemos llegado tarde al aeropuerto… Pero más tarde que nunca. La ventanilla del check in estaba cerrada, quedaban sólo 20 minutos para que el avión despegara. Imposible, se acabó, viaje roto.
Peroooo mi amiga (China) Vicky es un sol y una buena actriz por lo visto, así que se ha puesto en la piel de la chinita indefensa y dulce y le ha rogado un POR FAVOR bastante insistente al Manager.
Nos piden los pasaportes, y con la mirada en los ojos cual duelo, nos los devuelven con los billetes dentro diciendo: “correr”.
Vuelvo a escuchar el corazón palpitar, pensaba que era el principio de un fin pero no. Corremos para la puerta de embarque donde a penas empezaban, destino Lijiang.

Con esto, me vino a la memoria cuando un amigo Americano después de 3 años en China (pero la China muy profunda) decidió volver a casa. Lo tuve de huésped en mi sofá en Shanghai la noche anterior a su partida. Él también llego tarde al aeropuerto y no tuvieron clemencia con él. Me llamo: vuelvo para tu piso, he perdido el vuelo y he comprado otro para mañana…madre mía, 700 dollares, esa hubiera sido mi historia de consuelo en el caso de perder el vuelo a Lijiang, pero hemos sido afortunadas. Tengo unos días de fortuna teniendo en cuenta que ayer perdí el móvil en una ciudad de 20 millones de habitantes  y lo recuperé.. Habré pisado “caca China” y no me enterado!

En fin, después de 3,30 horas de Viaje, llegamos a Lijiang. Una cosa de que no me gusta en China es que Siempre hay turbolencias, y este año llevo ya unos 10 vuelos en China…estoy frita, solo espero no cojerle miedo al avion!!

El paisaje en el aterrizaje se veía impresionante. Montañas y montañas… A limpiar pulmones!
El aeropuerto que parece un templo tibetano esta rodeado de más montañas, a unos 25km de la ciudad.
Ahí vamos, mini bus furgoneta y para el  hotel. Que por cierto, hemos llegado, hemos visto la propagada de un hotel bonito hemos llamado y para ahí que vamos.

Como hemos volado hacia el oeste, hemos ganado un par de horas de Sol. Shanghai esta en el extremo este de China y ahora estamos en la provincia de Yunnan, casi al extremo oeste, tocando al Tíbet. Y como la hora se mantiene igual para todo el país ganamos horas de sol. Por lo que tenemos el placer de contemplar la puesta de Sol tras las montañas de camino a la ciudad.

Llegamos al centro de Lijiang. Es ya de noche. No veo “lawais” (estrangeros) pero a mi los Chinos me detectan rápido desde el coche de al lado. “Laowái!!” chillan, “Hellooo!” les respondo. Recordando viejos tiempos de cuando vivía en la China profunda.
Llegamos al hotel, desembarcamos y nos vamos a buscar comida. Urgente, no puedo más.
Las calles están muy comercializadas, pero lo bueno de la ciudad es que hay la nueva y la vieja ( hecho que sucede de costumbre en china) entonces, la ciudad vieja es la que conserva la esencia China, y donde tenemos el hotel. No pueden entrar coches pero esta repleta de tiendecitas chinas, me vuelvo loca!

Elegimos un restaurante que aparenta comida local. Todo riquísimo, verduras locales que parecen flores, jamón chino, pescado, arroz y fideos.

Un hombre fuma una pipa gigante al costado de la mesa. Se anima a que le heche fotos, y se sienta en la mesa para una foto de grupo, y empieza el iterrogatorio de quien soy yo. Es divertido.

Acabada la cena, nos llevantamos en busca de unos dulces mientras paseamos. Las callejuelas se meszclan con riachuelos y puentes, como un pesebre chino. Foto por aquí foto por allá, sólo se ven turistas chinos. Así qué me remiran bastante. Ya no recordaba  lo que es ser una estrella en la China profunda..jaja
Un chino muy majo se me acerca educadamente a pedir una foto conmigo: empieza el show, yo siempre digo que si, si no me calientan mucho la cabeza claro…jaja pero no hecha una, hecha 20. La seguda por si a caso, la tercera con la prima, las siguientes cambiado de pose… Despues de la sesion, que obviamente le he pedido que repitiera con la camara, le sorprende que hable un poco de chino y nos invitan a tomar algo con ellos. 2 chinos y 3 chinas. Aceptamos.
El bar tiene las 15 cervezas preparadas que se van a beber con vasos de chupito en las siguientes horas.. Las invitadas nos pedimos un te con leche. No es broma, la cerveza en China no brilla por su excelencia.
Un chico toca la guitarra y canta. Nos hacemos otra completa sesión de fotos para la prensa amarilla y decidimos huir.
Muy majos pero queremos relax.

Andamos y andamos, hay paradas de comida sin parar. Veo como pelan coco, cosa natural en estas tierras, y me fijo con las golosinas fritas chinas que tienen al lado… La sorpresa es que son abejas, gusanos y saltamontes fritos!
Quiero probar pero estoy llenísima de la cena. Que no os de manía, esos insectos son muy sanos! Los recogen de los campos de arroz no de las alcantarillas. Así qué mañana ya veremos.

Seguimos calle abajo, compramos un poco de souvenires chinos y, obviamente nos cierran las tiendas… Comprando. Es que somos mujeres.
Buscamos el camino de vuelta al hotel que después de tantas callejuelas no ha sido tan dificil.

Plan para mañana, subir a la montaña del salto del Tigre, así que el plan es madrugar, coger el autobús, recorrer 75km al norte i buscar un guía para que nos guíe por una de las rutas más impresionantes de China. O eso dícen!

Lo conseguiremos? Sino, he leído que siempre podemos obtar por la opción de los asnos. Ya veremos.

Ahora toca dormir y cargar pilas, mañana a ser un día emocionante!
Bona nit!;)

Categories: Uncategorized | Tags: , , , , , , , , , , | 2 Comments

Create a free website or blog at WordPress.com.

El Crossumer de la Democracia

Blog sobre regeneracion democratica, politica, economia y ciudadania

Bucket List Publications

Indulge- Travel, Adventure, & New Experiences

El Blog del Viajero Independiente

Viajes al Sudeste Asiático